LIBIA

http://jordannrodriguez.blogspot.com/

http://leonorenlibia.blogspot.com/

http://laimprentadefar.blogspot.com/

http://dizdira.blogspot.com/

IMPORTANTES DATOS SOBRE LIBIA:

TESTIMONIO DIRECTO DE UNA ESPAÑOLA QUE VIVE EN LIBIA

El siguiente texto ha sido extraído de:http://alainet.org/active/44967

Introducción
 
La efusiva recriminación del mundo entero hacia el líder de Libia Omar Gadafi por el bombardeo y violencia mostrado en los medios de comunicación contra su propio pueblo en protestas pacíficas pero armadas, fue tan sólo el comienzo del bombardeo informativo con imágenes y noticias cada vez más arrolladoras. Para así dar un apoyo a una intervención de la OTAN en Libia para «derrotar al dictador», que es para donde se dirigía la lectura de los acontecimientos de los grandes consorcios mediales del mundo[1]. Más tarde el presidente Obama de Estados Unidos dice «Gadafi debe irse y abandonar el país!» al más estilo imperial romano[2]. De esto nacen las siguientes preguntas: ¿por qué se ataca Libia de esta manera? ¿Son las movilizaciones realmente pacíficas o violentas?¿Significa realmente la lucha de estos pueblos (Egipto, Arabia Saudí, Bahréin, Jordania, Irak, Yemen, Argelia, Marruecos, Somalia, Yibuti) el fracaso y la derrota de la elite política y mediática occidental o es una acentuación de la misma?
 
Ahora bien, en Libia,  uno de los países que cuenta con uno de los niveles de vida más altos de África con un PIB per cápita de9.371 USD, con un desarrollo humano alto que lo coloca en la posición 53 a nivel mundial, con un promedio de vida de alrededor de los 75 años, se creó un sistema de previsión social con asistencia médica gratuita y educación para toda la población. Además posee una deuda de 6 mil millones de dólares en contra de reservas que llegan a los 100 mil millones de dólares. Se estimula a las familias numerosas, a los trabajadores industriales les concede una participación del 25% de la ganancia de la empresa. Las inversiones industriales fueron 11 veces mayores a las de la época de la monarquía.
 
Un punto importante es la unión árabe (panarabismo), la unión africana (UA) e incluso la unión latino-africana (ASA) de la cual Gadafi ha sido unos de sus mayores impulsores[3]. En este punto hay que dejar en claro y distinguir que el tipo de unión que se persigue, no está relacionado con la política de extracción y dominación de los recursos naturales hacia los centros de poder que siga beneficiando a un pequeño grupo oligárquico, sino que con una unión que vele por la soberanía, la autodeterminación y la integración de su pueblo en su conjunto en la política nacional. Por tal motivo es Libia el único peligro que ve el imperio en la región por el nacionalismo árabe, el Estado de Bienestar y la democracia directa alcanzada por este país.
 
Debido a la ardua manipulación mediática solicito desde ya a los editores y lectores seguir con riguroso detalle las citas de pie de página, que además de brindar una guía y más alternativas de medios informativos existentes, también nos dan otra visión de la problemática, que puede ampliar nuestro análisis antes de tomar decisiones precipitadas que nos cierran al razonamiento, la búsqueda de la paz y al diálogo. Incluso la puesta en marcha de varios artículos en sitios web críticos de renombre al inicio de este bloqueo contra Libia, dieron como consecuencia una lenta capacidad de respuesta para apoyar a Libia en contra de la intervención de las potencias (por ejemplo el artículo: «‘Hermano’ Gadafi, te estás cayendo»). Ante estos hechos acontecidos que dieron tiempo y ventaja al imperio de movilizar su gente y tropas, ante el titubeo y espera de la intelectualidad crítica, nos debe colocar en alerta a saber que muchos de (sus) los intelectuales también sirven a esta táctica.
 
I. Manipulación mediática
 
Para el análisis hay que tomar en cuenta dos teatros de operaciones, el teatro de operaciones real y el teatro alternativo de los mass media, tal como explica Walter Martínez, que son los encargados de crear la masa crítica de opinión a través de los bombardeos sistemáticos mediáticos, para justificar el frente de guerra e invasión[4]. Luego hay que buscar el marco legal en el congreso estadounidense para convencer a los parlamentarios o «los patricios, de que se tiene que mover más juventud ponerle el uniforme y moverlos a la guerra, para que vuelvan con medalla o una bandera en los pies». A la vez se necesita en lo posible un marco legal internacional en la ONU para afianzar de este modo la intervención[5]. Recordando que eso último no fue respetado por USA en la invasión o «ayuda humanitaria» en Iraq, que costo un millón de muertos, de los cuales el 60% corresponden a civiles.
 
Además quedó dando vuelta en la mente colectiva la imagen promocionada por los medios con un avión aprisionado por una mano y un edificio casi destruido, que daba la sensación del bombardeo tan promocionado por la propaganda usamericana[6]. Pero en realidad esto fue un bombardeo con bombas inteligentes realizado por órdenes deRonald Reaganen 1989 contra Gadafi a la casa de gobierno, pero él no se encontraba en allí, sino en una carpa en las inmediaciones, como es la tradición. Pero ahí murió una de sus hijas de sólo 3 años, por eso Gadafi mandó a hacer esta estatua y dejar el edificio así en ruinas en su memoria.
 
Ya desde la primera semana hay en la ciudad de Trípoli protestas pacíficas llamando a la NO intervención de las potencias[7]. Esto es lo que dicen algunas personas entrevistadas por medios alternativos: “por qué quieren destruir este país, y los medios de comunicación que quieren el mal para nosotros. Ellos deben sacar la noticia verdadera y no la mentira”[8]. Por otro lado están las manifestaciones en contra de Gadafi que muestran en general a personas armadas en la parte oriental del país libio, pero que al principio igual llamaban a la no intervención.
 
II. Estrategia Obama-Brezinski: “revolución democrática” y guerra civil en Libia
 
La estrategia de sacar a presidentes que están enraizados en el poder y no están de acuerdo con los objetivos usamericanos, se puede constatar en los planes de la reorganización del Medio Oriente y como éste sigue su marcha dentro del contexto de las guerras de baja intensidad o golpes postmodernos[9]. Así se logro la caída de Mubarak en Egipto, que era el mayor impedimento en la región, por oponerse a los planes yanquis de guerra contra Irán y por la dominación del punto geopolítico del canal de Suez[10].
 
Por esta razón Washington financia y adoctrina la ola de revoluciones de color[11] en los países árabes y latinoamericanos para desestabilizar a mandatarios no alineados a sus objetivos, como por ejemplo los presidentes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Américas (ALBA) Hugo Chávez de Venezuela, Evo Morales de Bolivia o Correa de Ecuador. En los países árabes como Egipto y Libia que es el caso que nos interesa se hizo, a través de cursos en estrategia de revoluciones no violentas para los jóvenes egipcios del movimiento 6 de abril en el CANVAS en Serbia (Center for Applied Non Violent
 Action and Strategies) financiado por la National Endowment for Democracy[12].
 
Esta vez podemos apreciar que en Libia también existe este contagio de la muchedumbre por este tipo de revoluciones, pero algo que no toman en cuenta los medios de comunicación es la violencia perpetrada a través de la insurrección armada[13]. Se debe agregar que los hechos violentos ocurridos en Egipto como el linchamiento a policías, incendio a la sede central del partido político de Mubarak, ataques armados, etc. no fueron tomados muy en cuenta por la prensa, ya que ensuciaría el concepto de la “revolución democrática” que aclamó Obama.
 
Pero esta revolución toma otro matiz en Libia donde primero se desarrolla una insurrección armada, que no se trata precisamente de manifestantes pacíficos, sino que es de carácter político, o sea, en este caso los yanquis arman una guerra civil[14], donde lo único que plantean los rebeldes es “que se vaya Gadafi del poder”, y por el contrario no se escucha ninguna solicitud de mejora de laboral, salario, de salud, etc. En segundo término se le prohíbe a Gadafi que se pueda defender, a través de un bloqueo aéreo. Es decir, el gobierno no puede tomar medidas para garantizar un cierto orden y seguridad para la estabilidad de país[15]. El tercer factor es la puesta en marcha del ataque de la OTAN para bombardear los aeropuertos y toda la capacidad aérea del país, acuñando el término técnico de la “fabricación de la zona de prohibición de vuelos”. Ya nos podemos imaginar lo que sigue a estos sucesos cobijados en la pantalla y diarios de los consorcios mediáticos.
 
 
III. Jamahiriya, la tercera teoría universal y el Libro Verde-democracia directa y protagónica
 
Libia puede servir como referencia a los países vecinos para lograr una real independencia, en vez de seguir las viejas estructuras de poder económico, político y militar impuestas por los grupos de poder tanto local como internacional. Lo que puede explicar el statuto quo del viejo poder en Egipto, en donde se saca a Mubarak, pero se sigue con la estructura de poder antigua del Estado, su economía y el ejército con sus privilegios[16]. Cualquiera de estas dos opciones para Estados Unidos, ya sea tener un dictador o la de mantener la vieja estructura de poder son consecuentes con sus objetivos en la tabla de ajedrez de este país y la región[17].
 
El bienestar alcanzado en Libia se debe a la puesta en práctica y ejercicio del Yamahiriya, que es la tercera teoría universal, una alternativa al capitalismo y a la experiencia socialista soviética. Esta consiste en el gobierno del pueblo por sí mismo, a través, de una democracia directa y protagónica, cuyos fundamentos se encuentra en el Libro Verde escrito por Gadafi[18]. Éste se basa simplemente en la Grecia antigua, en la discusión y participación directa de las personas en las leyes de su pueblo. Pero el libro ha sido sometido a un bloqueo y ha sido prohibido en la mayoría de los países del mundo, porque se sabe que el Libro Verde daría una nueva alternativa en el mundo, para que de un mundo de injusticia y explotación pase a ser un mundo de democracia popular y directa. Los que tienen las riendas del poder no quieren compartir ese poder con nadie. Prohíben el Libro Verde porque el Libro instiga e incluye a los que jamás han tenido interés en el poder ni han participado en él.
 
Cuando algunos gobiernos decidieron ir a la guerra contra el Iraq (la manipulación anterior que hicieron los medios con respecto a bombas químicas y nucleares de Husein que nunca existieron), millones de personas participaron en manifestaciones contra la guerra. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que los representantes no expresaron los reclamos de los pueblos que los habían elegido. Aquí surge la pregunta: ¿Cómo puede el Parlamento aprobar algo cuando el pueblo no lo aprueba? Por consiguiente, el Parlamento no representa al pueblo, la representación es un fraude, y es necesario superar la mediación, la representación y los parlamentos[19].
 
El Libro Verde niega la democracia representativa liberal burguesa y promueve el establecimiento de una democracia directa basada en “comités populares de base”. Ya que la democracia representativa es una forma de gobierno insuficiente, porque significa el gobierno de una minoría, mientras que la mayoría tiene poca voz. Los pueblos ya no creen en los parlamentos ni en los representantes, y se ha visto expresar sus reclamos en las calles en forma directa.
 
De estos comités populares de base surge el poder legislativo general del país: el Congreso General Popular, en los que todos los adultos, hombres y mujeres, participan y deciden qué es lo que desean. De éste nace el Comité General Popular, que detenta el Poder Ejecutivo[20]. Este Comité General Popular esta presidido por un primer ministro, que no es Omar Gadafi. El rol de Gadafi en el sistema oficial de gobierno es la de líder espiritual, aunque es innegable su liderazgo gubernamental y político.
 
Conclusión
 
Ante la información que sigue siendo confusa, la lucha debe ser por la verdad para romper el silencio y el cerco mediático impuesto por las grandes agencias de noticias y sus centros de poder intelectual con su ejercito de intelectuales, y no apoyar una guerra, sino el diálogo y la paz. Cada país es independiente de resolver sus problemas, y nosotros ya sabemos que es lo que quieren los yanquis de este país más rico en la región en petróleo y grandes reservas de agua dulce.
 
Aquí cobra sentido la iniciativa de la «Comisión de Paz» del Presidente de Venezuela Hugo Chávez, de la cual queda esperar que la propuesta haga eco en el concierto internacional antes que Estados Unidos y la OTAN realicen la invasión a Libia. Esta iniciativa de paz complicaría los planes del imperio y daría tiempo para que salga más información fiable al respecto y para unirse en contra de la guerra. Incluso Europa podría aprender de sus dos guerras mundiales al haber quedado destruida totalmente en ese entonces, ya que un conflicto bélico en el norte de África se expandiría como un incendio a las riveras del mediterráneo hasta Europa.
 
El ejemplo de lucha de Libia tanto en el plano político, espiritual como el económico ha demostrado ser una alternativa viable ante un capitalismo despiadado y depredador. Esto debería ser uno de los principales objetivos de toda persona, ya sea trabajador, intelectual o revolucionario, el profundizar y difundir las ideas y la herencia que deja el Yamahiriya y el Libro Verde en la sociedad en su conjunto para lograr superar el egoísmo, el materialismo y el consumismo que tanto mal han producido en nuestro mundo.
 

La guerra no es el mejor camino…Hay que rezar por la paz, el debate de ideas y trabajo conjunto.

El siguiente texto ha sido extraído de: http://dizdira.blogspot.com/

Ahora toca explicar por qué de pronto todo cambia, por qué la denominada “comunidad internacional” vuelve a pedir el derrocamiento de Gaddafi, de ese que hasta ayer era su amigo. Mucha gente piensa que es porque ha habido una revuelta cívica. De entre ellos se distinguen dos grupos.
-Los de derechas, como los articulistas de ABC o El País, piensan que el objetivo de esa comunidad internacional es ayudar al pueblo libio a cumplir sus justas aspiraciones de democracia y libertad. Esto no lo voy a rebatir, porque asumo que los que leen este blog se reirán ante semejante explicación.
-Los de izquierdas, como Santiago Alba, piensan que el objetivo de esa comunidad internacional es aprovechar la justificada revuelta popular para invadir el país y expoliar por completo sus riquezas.

Lo que aquí sostenemos, sin embargo, es que en Libia no ha habido una revuelta que pueda ser denominada popular y justificada
De hecho, negamos que la revuelta haya sido popular. Pero para demostrar esto sería preciso recurrir a pruebas fácticas irrefutables. Y esas pruebas son de las que, por desgracia, casi nunca se dispone en sucesos como estos. Tenemos de ello indicios muy claros, como el repentino e inexplicable potencial militar del que gozan los rebeldes, y algún otro que se verá a continuación. Así que nos veremos obligados a demostrar que la revuelta no es justificada. Lo cual, en realidad, constituirá el mejor indicio de que tampoco es popular, pues es poco probable que el pueblo se rebele contra sus propios y evidentes intereses.

Las pruebas que presento, como no podía ser de otra manera, proceden de internet. Hubiera estado bien poder acceder a la página web de la compañía NOC, pero, sintomáticamente, está caída, al menos cuando escribo este post. Pero en esta otra página tenemos todo lo necesario:
Se trata de Energy-pedia News, una web dirigida a personas interesadas en el mundo de los grandes negocios relacionados con la energía. En ella hay una completa recopilación de noticias para inversores y empresarios del sector. Si pulsamos en el margen, accederemos a las News by region, desde donde podemos buscar noticias sobre Libia para un determinado año. Nos interesan las noticias desde 2009 hasta hoy. Si les damos un vistazo rápido observaremos que menudean las que se refieren a nuevos hallazgos petrolíferos en diversas regiones, tanto del desierto como del mar. También, sobre todo conforme más nos acercamos a nuestros días, figuran noticias sobre rescisiones de contratos de explotación a diversas compañias. Hay un grupo de noticias muy curioso que va desde mediados del año 2010 hasta casi el día de antes de la revuelta en las que se nos cuenta que BP no hace más que posponer la prospección marítima que estaba anunciada para 2010. Ciertamente, esto no es una prueba fehaciente de que BP ya sabía que iba a haber una revuelta en Libia, pero desde luego se trata de una notable casualidad.
Pero las noticias que más nos interesan yo creo que son éstas tres:

25 de Enero de 2009. Gaddafi estudia la nacionalización de las compañias petrolíferas extranjeras.
(extractos traducidos de la noticia)
El líder libio Muammar Gaddafi dijo el pasado miércoles que su país y otros exportadores de petróleo están considerando nacionalizar las empresas extranjeras, dado el descenso del precio del petroleo. (…) “No podemos adherirnos a las regulaciones de la OPEP porque nuestro sustento depende del petróleo.” (…) El principal periódico del estado, generalmente considerado como el portavoz del propio Gaddafi, dijo que el Congreso Popular, el máximo órgano legislativo y ejecutivo, debería votar la nacionalización de las empresas extranjeras en la sesión que tendrá lugar dentro de unos días. (…) “Los países exportadores de petróleo deben tender a la nacionalización (…) No nos podemos permitir vender a precios tan bajos.” Los rumores sobre nacionalización comenzaron a raíz del informe para 2008 de la NOC cuyos expertos sugerían la necesidad de modificar la política basada exclusivamente en ARPs. Algunos diplomáticos afirmaron que se trataba de una amenaza para presionar a las empresas petrolíferas de cara a las próximas negociaciones.

16 de Febrero de 2009. Gaddafi instó a los libios a que apoyen su plan para recuperar los ingresos del petróleo.
(extractos traducidos de la noticia)
El líder libio Muammar Gaddafi pidió el sábado a los libios que le apoyaran en su propuesta de destituir al gobierno y entregar los beneficios del petróleo directamente a los 5 millones de ciudadanos del país. Su plan de entregar los ingresos del petróleo directamente a los libios se ha encontrado con la oposición de los altos cargos, que se verían abocados a perder sus puestos de producirse la purga que Gaddafi quiere llevar a cabo para terminar con lo que él denomina estado de corrupción persistente y generalizada. Cargos como el Primer Ministro Al-Baghdadi Ali al-Mahmoudi y el Gobernador del Banco Central, Farhat Omar Bin Guidara, advirtieron a Gaddafi en Noviembre que su proyecto terminaría dañando la economía del país miembro de la OPEP.
“No tengáis miedo de tomar directamente el dinero del petróleo y la responsabilidad de crear las estructuras de gobierno necesarias para el bien de nuestro pueblo.” dijo Gaddafi a los representantes del Congreso Popular Libio. El Congreso Popular es la espina dorsal del régimen de la Yamahiriya libia. Constituye el máximo órgano ejecutivo y legislativo. Representa al pueblo a nivel regional y local y vota las leyes y las decisiones políticas del gobierno. (…) Muchos libios afirman que no se han beneficiado del aumento de la producción petrolífera y la inversión extranjera desde que en 2003 terminó (…) su aislamiento internacional. (…) “La administración ha fallado y la economía estatal ha fallado. Ya está bien. La solución es que nosotros los libios nos apropiemos directamente del dinero del petróleo y decidamos qué hacer con ese dinero.” dijo Gaddafi, en un discurso retransmitido por la TV pública. Gaddafi urgió a una profunda reforma de la burocracia gubernamental, afirmando que el sistema ministerial tenía que ser desmantelado para librar a los libios de la corrupción y la mala gestión. “Estos ministerios deben devolver al pueblo la propiedad de todas las escuelas, fábricas, granjas, de todas las empresas públicas y el dinero del petróleo.”

4 de Marzo de 2009. El Congreso retrasa el plan de reparto de petróleo de Gaddafi.
(extractos traducidos de la noticia)
El Congreso Popular de Libia (…) ha votado retrasar el plan de Gaddafi de disolver el gobierno y entregar el dinero del petróleo directamente al pueblo. (…) Existe una inusitada atmósfera de oposición entre los altos cargos del gobierno, que consideran que semejante plan causará estragos en la economía nacional, provocando el descontrol de la inflación y la fuga de capital. El propio Gaddafi advirtió a los libios que el plan, que promete rentas de hasta 23.000 dólares anuales para el millón de ciudadanos con menores ingresos, podría provocar al principio un cierto caos. “No tengáis miedo a experimentar nuevas formas de gobierno” dijo, antes de proceder a la votación y advirtió: “Este plan es para ofrecer un futuro mejor a nuestros hijos. Si lo hacéis fracasar, yo me lavaré las manos, pues será responsabilidad vuestra.” (…) En las votaciones efectuadas (…) solo 64 de los 468 miembros del Congreso del Pueblo votaron por el plan de apropiarse del dinero inmediatamente. 251 aceptaron el plan en principio, pero pidieron que se retrasara hasta que fueran tomadas las medidas apropiadas. (…) Esto permitirá retrasar el proyecto por lo menos unos cuantos meses, dando así tiempo a desactivarlo.

Creo que la lectura de estos tres artículos sorprenderá a más de uno. El Gaddafi tirano, estalinista, napoleónico, proburgués y capitalista del que nos han hablado los medios de izquierda aparece aquí, en estas noticias escritas por y para consumo más bien privado de capitalistas, como un radical comunista dispuesto a cargarse hasta el aparato burocrático de su gobierno y a realizar un reparto directo de la riqueza nacional. Vemos cómo la oposición a Gaddafi surge precisamente de entre las élites políticas y no del pueblo. Vemos cómo el Congreso Popular logra aplazar unos meses el plan de Gaddafi de repartir la riqueza directamente al pueblo, una vez nacionalizado el petróleo. Y vemos cómo tras esos meses, aparecen grupos armados dirigidos por un ex-ministro afirmando representar al pueblo.
¿Alguien puede creer que el pueblo libio va a oponerse a este plan, va a levantarse en armas para pedir la cabeza de quien se ha atrevido a proponer la nacionalización del petróleo y el reparto directo de sus beneficios a todos los libios?
Leyendo estas noticias ¿puede todavía un marxista mantener que las revueltas en Libia, o mejor dicho, que el golpe de estado en Libia, es popular y justificado?

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s